Inicio Sociedad Tecnología Vivir con un corazón artificial

Vivir con un corazón artificial

128
Stan Larkin. Foto: Fuente externa.

a han pasado unos 50 años desde que se realizó el primer trasplante de corazón, y hoy por hoy, esta cirugía siguen siendo una de las hazañas más asombrosas y maravillosas de la ciencia biomédica.

Esta cirugía es muy milagrosa, pero también super delicada, y las personas por lo generalmente tienen que esperar meses e incluso hasta años para encontrar un donante compatible con ellos. Pese a todo esto, se puede ayudar a esas personas quienes están esperando ese valioso corazón, mediante la mágia de los corazones artificiales.

El joven Stan Larkin, actualmente tiene 25 años, y su hermano Domonique fueron diagnosticados con cardiomiopatía familiar. Esta enfermedad hace que el corazón tenga grandes dificultades para bombear suficiente sangre a por todo del cuerpo,

“Ellos estaban muy, muy enfermos cuando los conocimos por primera vez en nuestras unidades de cuidado intensivo”, comenta Jonathan Haft, quien es profesor asociado de cirugía cardiaca en la famosa Universidad de Michigan en los Estados Unidos, y el cirujano que realizó los procedimientos de corazón en los hermanos. “Queríamos conseguirles trasplantes de corazón, pero no pensamos que teníamos suficiente tiempo. Hay algo en su situación anatómica única donde otras tecnologías no iban a funcionar” adicionó.

En vista de la falta de donantes compatibles con el, Stan se sometió a una delicada operación en el año de 2014 para remover totalmente su corazón y reemplazar el mismo con un corazón artificial externo, el cual ha sido apodado con el nombre de Freedom® portable.

Ahora bien, el Freedom portable es un dispositivo que usa aire comprimido con el fin de bombear sangre por el cuerpo del mismo modo de que lo hace el corazón. Este milagroso dispositivo, el cual funciona con baterías, es portátil y solo pesa unos 6 kilogramos. El dispositivo hace un increíble y asombroso trabajo al mantener al paciente en una condición saludable y estable mientras se encuentra un donante de corazón compatible, pero cabe destacar, que este no se considera una opción a largo plazo. Además de esto, el profesor Haft indicó, “que no es para baloncesto callejero”, refiriéndose a la inclinación deportiva favorita de Stan.

Después de utilizar el corazón artificial por unos 555 días, los doctores en la Universidad de Michigan sometieron a Stan una cirugía de trasplante de corazón este Mayo 2016 con resultados satisfctorios.