Inicio Entretenimiento Música Un show romántico, ameno y divertido

Un show romántico, ameno y divertido

61

El concierto ofrecido por Luisa María Güell trajo a una intérprete que conserva la belleza de su voz y que en el escenario es capaz de ser, con la misma gracia, romántica y divertida.

Con el agudo timbre de su forma de cantar la cantante cubana se reunió con su público dominicano, que aplaudió de pie su actuación y la acompañó a cantar emocionado sus más importantes temas. “Ha sido el mejor coro que he tenido”, expresó en un momento la cantante, quien interpretó también temas en inglés y francés.

El escenario del auditorio Enriquillo Sánchez del Ministerio de Cultura fue el lugar en el que el pasado sábado Güell hizo un show que inició con una mezcla de trozos de algunas de sus canciones más conocidas como “Ya no me vuelvo a enamorar”, “Si supieras”, “Yo me enamoro de ti”.

Con una banda de músicos dominicanos dirigidos por el pianista puertorriqueño José Negroni, la artista llegó vestida de negro y con una banda dorada en el pecho disparó tema tras tema, cantando algunas que son clásicos de la canción iberoamericana.

“Hay temas que a uno le gustan y se enamora de ellos”, dijo a la audiencia para intepretar “Aquellas pequeñas cosas”, de Joan Manuel Serrat.

En este segmento interpretó también “I Will Survive” (de Freddie Perren y Dino Fekaris); una versión en tiempo de disco del bolero “Nuestro juramento”, (Benito de Jesús) y “Sombras” (de José María Contursi) en la que se destacó el solo de guitarra de Federico Méndez.

La versatilidad a la hora de poner voz a canciones en otros idiomas se vio también al hacer “Que nadie sepa mi sufrir”, de Ángel Cabral, la cual inició con la versión en francés “La foule”, que popularizó la legendaria Edith Piaf, y concluyó en castellano.

Esta parte cerró con Luisa María Güell cantando a capela el tango “Malaselva” (de Luis César Amadori), lo que provocó la primera ovación de pie.

Al volver al escenario lo hizo con una gorra de cuero negra y un pañuelo rojo al cuello iniciando la parte más divertida del espectáculo. “¿Qué hora es?” preguntó dando inicio a un juego con el público al cantar “Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga le echó a burundanga les hinchan los pies”, al que le siguió la canción “Confesiones junto al Sena”, la cual hizo reír al público. Cerró este segmento con “Se dice de mí”, la graciosa milonga argentina.

Ya en la parte final hizo canciones como “Ay, amigo mío”, momento que aprovechó para agradecer por haberla escrito, a la compositora dominicana Leonor Porcella de Brea, quien estaba presente. “Le agradezco el haberme presentado, junto a su esposo y su familia, a toda la República Dominicana. Recorrimos cada trecho. conocí tanta gente linda y pueblos hermosos de esta isla preciosa, muchas gracias doña Leonor”, dijo Güell. “Murió nuestro amor de verano”. “Ayer te vi”, “Hoy no hago más que recordarte”, fueron de las últimas canciones que hizo, antes de despedirse agradeciendo a una audiencia que le entregaba aplausos y rosas.