Inicio Columnas Oye País ‘Sentírem’, una noche inolvidable

‘Sentírem’, una noche inolvidable

10

“Siempre parece imposible, hasta que se hace”, fue la frase de Nelson Mandela que sirvió de marco de referencia a un gran testimonio del resultado del esfuerzo, la esperanza, el amor y la solidaridad que estremeció el pasado fin de semana la abarrotada sala del teatro de Bellas Artes.

‘Sentírem’, un espectáculo basado en una selección de danzas españolas presentado por la Escuela de Danzas Especiales Fiordaliza Abreu, en que una docena de jóvenes con condiciones especiales y personal de apoyo del centro hicieron una bella demostración de cómo el tesón, la constancia, el sacrificio, y la decisión de enfrentar, vencen los obstáculos que la vida les ha deparado.

Los esfuerzos que realiza la Escuela de Danzas Especiales, que trabaja con niños, adolescentes y jóvenes con condiciones especiales como síndrome de Down, Asperger, autismo, trastorno de déficit de atención, etc. es loable y merece todo el apoyo de la sociedad por el alto progreso y dominio logrado que los coloca como cualquiera con confianza ante el desafío escénico del reto a que se someten.

Es el resultado de abnegadas madres, equipo de apoyo -Orietta Liriano, Odile Camilo, Grace Cochón, Ruth Ostreicher, Amanda de Vargas, Mohamad Alattar, Ramón Ubrí– que cree, confía, en el potencial de estos jóvenes que aunque aparentan no tener las mismas condiciones y/o oportunidades de muchos otros, demuestran en las tablas una calidad y entrega que deja a uno boquiabierto.

Fui a la presentación del pasado sábado en Bellas Artes con una combinación de expectación y curiosidad, confieso, y quedé gratamente emocionado. Más cuando en la fila delante de mi asiento tenía como público a una de las glorias del teatro dominicano, nuestro Franklin Domínguez, a quien vi aplaudir con delirio y gritar ¡bravo! ¡bravo! ante muchas de las actuaciones.

En octubre de 2015 fui al mismo escenario, en Bellas Artes, donde disfruté de la obra Olivia y Eugenio, en que Cecilia García hubo de sacar garras para desarrollar una conmovedora historia en que Jochi Gil, un jovencito con condiciones especiales, lograba prendar a la variopinta concurrencia que abarrotamos la sala.

Este sábado en la noche no fue menos.

Las jovencitas Hilda Anabel Pérez, Ana Miriam Almonte, Gabriela Bernard, Sabrina Marcelino, Katherine Penélope Carrasco Pujols, Letizia Avilés López, Teresa Vargas Moquete, así como Jochi Gil y el apoyo en las presentaciones de las doctoras Orietta Liriano, Ivelisse López y Carmely Beatriz Bentura, Katherina de Masalles, Carmely Beatriz y Ana García, la ingeniera Graciela Jiménez, interpretaron con gracia movimientos y danzas que mostraban sus avances en sus propósitos de integración a las actividades regulares y cotidianas.

Impresionado gratamente por haber tenido la oportunidad de ser partícipe en una butaca, de un público delirante y emocionado -muchos jóvenes y familias completas- es que he querido compartir con ustedes esa noche inolvidable para el espíritu.

rlgonzalez50@gmail.com