Inicio Sociedad Actualidad Notifican 2,987 casos sospechosos de Zika, entre ellos 348 en embarazadas

Notifican 2,987 casos sospechosos de Zika, entre ellos 348 en embarazadas

179

En lo que va del año 2016 se han notificado 2 mil 987 casos sospechosos de la enfermedad por el virus del Zika, que incluyen 348 en embarazadas afectadas durante las primeras 24 semanas de gestación, informó el Ministerio de Salud Pública.

De igual forma, reportó 123 casos de Síndrome de Guillain Barré (SGB) asociados a dicha enfermedad e indicó que las mayores tasas de ataque por orden de frecuencia se reportan en la provincia Independencia, Distrito Nacional y las provincias Santo Domingo, Azua y Valverde.

Los datos corresponden a la semana epidemiológica (SE) 19, se indicó en una nota de prensa de Salud Pública.

De igual forma, se reportaron nueve personas fallecidas a consecuencia de SGB asociado con la enfermedad por virus Zika. La mediana de edad de las personas fallecidas es de 60 años de edad (Min.=33 y Máx.=83) y el 56% (5/9) eran mujeres.

Según Salud Pública, conforme al plan de preparación y respuesta ante la enfermedad por el virus Zika, en este momento epidemiológico se han activado los denominados grupos de respuesta rápida.

Explicó que estos grupos están conformados por profesionales y técnicos interdisciplinarios, que apoyan las acciones de respuesta de los equipos locales mediante el análisis de información relevante y la aplicación de medidas integradas y oportunas, ante un evento de interés epidemiológico en territorios.

Los equipos de respuesta rápida para este evento están constituidos por técnicos y profesionales de las áreas de vigilancia epidemiológica, comunicación de riesgo, atención a las personas, gestión del riesgo y control de vectores.

La institución explicó que las funciones de estos grupos son reforzar las capacidades de los equipos locales para la detección y seguimiento de brotes de virus Zika a fin de orientar las medidas de control; fortalecer la capacidad de respuesta de los servicios de salud ante la enfermedad y las complicaciones relacionadas; y evaluar la estrategia de información, educación y comunicación de riesgo, y ajustarla en base a las necesidades de la población afectada.