Rechaza denuncia sobre destrucción de bosques en Sierra Bahoruco

    93

    El ministerio de Medio Ambiente informó hoy que el bosque seco en la región Sur del país ha crecido de manera significativa, “al punto que ha pasado desde el año 2003 a este año, hasta el 45.5 por ciento en algunas provincias”.

    La institución se expresó en éstos términos en un documento de respuesta al planteamiento del vicepresidente de la Fundación Punta Cana, Jake Kheel, en el sentido de que se están destruyendo los bosques en la Sierra de Bahoruco para la exportación de carbón.

    En ese sentido, Medio Ambiente aseguró que el crecimiento del bosque seco ha contribuido a que la República Dominicana cuente con una cobertura boscosa superior al 39.7 por ciento.

    Agregó que el manejo adecuado de los bosques, haciéndolo productivo, constituye la mejor manera de protegerlo, ya que ataca la ilegalidad en el uso de los recursos forestales.

    “Desde el año 2003 hasta este año, sólo en la provincia Pedernales, el bosque seco ha registrado un crecimiento extraordinario, pasando de 584.91 kilómetros a 874.60, representando un 45.5 por ciento; mientras
    que en Barahona ha ido de 378.55 a 405.20 kilómetros, para un
    crecimiento del 22.88 por ciento”, expresa el documento.

    Señala que las mediciones más recientes de la cobertura forestal del país, tanto las hechas por técnicos dominicanos como por los organismos de cooperación, arrojan un porcentaje superior al 39%, “por lo que desmiente las afirmaciones de que estamos perdiendo nuestros bosques, aunque sabemos que existen áreas degradadas debido no sólo a la elaboración de carbón, sino, también, como resultado de prácticas agrícolas inadecuadas”.

    “El Ministerio de Medio Ambiente sólo ha aprobado dos planes de manejo para la producción de carbón. Ambos tienen más de 20 años, pues empezaron a funcionar desde el 1988 y 1994 respectivamente; y cualquiera que los visite puede comprobar la sostenibilidad con que son manejados”, señala.

    Resalta que la producción de carbón que se hace fuera de esos planes es ilegal, y por lo tanto, perseguida por las autoridades ambientales y del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (CESFRONT), “lográndose una reducción significativa en los últimos años, aunque reconocemos la existencia de un tráfico que tiene el mercado haitiano como destino”.