Inicio Columnas Punto de Vista Comisión del PRM

Comisión del PRM

29

“DA AL PECAO”.- Ahora que la convención del PRM se pospuso para marzo, todo un mes, habrá tiempo para hacer ajustes de lugar.

Por ejemplo, la candidata a la presidencia del partido, Geanilda Vásquez, denunció a la Comisión Nacional Organizadora por complaciente, y –en cierto modo– la acusó de ser cómplice de Hipólito Mejía y Luis Abinader. Dijo lo que sabe todo el mundo de que cada uno tiene en la CNO dos representantes. Esos dos delegados de Mejía y de Abinader se convirtieron en cuatro desde el momento que Abinader primero y Mejía después levantaron la mano a José Paliza como su favorito para dirigir Moderno. Los otros aspirantes (Andrés Bautista, Jesús Feris y la propia Geanilda Vásquez) no tienen a nadie que defienda sus intereses. La consulta interna, considerada en esos términos, será lo que quieran o acuerden los líderes del partido. Abinader y Mejía. Vásquez hizo su planteamiento la semana pasada en una reunión a la que no asistió Bautista, ni Mejía ni Abinader, y sí Paliza y Feris. Se le aclaró el punto a la única mujer que procura la presidencia del PRM, pero no se logró convencerla. La frondosa compañera está “da al pecao” y solo cree en el uno y uno, porque el dos y dos la perjudica…

LO DE CADA CUAL.- No se sabe si Geanilda Vásquez mantendrá el resabio o recurrirá a acciones que vayan más allá de la denuncia, pero sí se tiene conocimiento de que Jesús Feris mandó, o está en ánimo de mandar, una carta a la Comisión Nacional Organizadora solicitando la acreditación de un representante. ¿Qué decidirá la CNO cuando sea puesta en auto? ¿Podrá resolver la situación por sí misma o esta tendría que ser ventilada en la Dirección Ejecutiva? Dicen que una golondrina no hace verano, y hasta ahora solo Feris toma la iniciativa.

¿Cuál sería el parecer de Andrés Bautista, quien no estuvo en la reunión y debe igualmente estar interesado en mayor transparencia y mejor equilibrio? También habría que pensar en la reacción de Hipólito Mejía y Luis Abinader, puesto que si se altera la correlación de fuerzas, el control de la Comisión no estará en sus manos. En vez de cinco miembros como ahora, serían ocho, y con ocho podría pasar de todo, incluyendo empates en asuntos cruciales. Otra reunión se impone con los mismos aspirantes y jefes de grupo, pero sin faltar ninguno, pues se trata de una simple candelita, una queja de la más débil de los candidatos, pero en un tiempo en que negar derecho a la mujer se interpreta como ataque de género. O existiendo como existen instancias a las que se podrían recurrir. La señora Vásquez, de querer, podría echar una palangana de agua al sancocho cuando se suponía listo para ser servido…

GALÓN DE GASOLINA.- El problema del padrón saca flote otras dificultades. Hasta que Geanilda Vásquez no embistió, el torero se sentía a sus anchas. Sonia Guzmán no pudo pararle el coche a la candidata a la presidencia del PRM, cuando se pensó en la posibilidad de que “de mujer a mujer” el trance sería superado. José García Ramírez quiso acomodar la carga, pero solo consiguió que lo obvio fuera más evidente. Las carencias. Dijo más o menos que los miembros de la comisión no cobran, que trabajan de manera honorífica, y que por tanto no pueden dedicar todo el tiempo que quisieran a la convención. Igual que la Comisión no es como la Junta Central Electoral que puede nombrar todo el personal que demande la circunstancia. No llevan a cabo la tarea a mano pelada, pero sí faltan manos. No lo dijeron antes, no se sabía, y ahora que lo dijeron y se sabe, tendrán que remediar. Mucho más que los recursos ahora se constituyen en un aspecto esencial del debate.

En sus comparecencias públicas se oye a Andrés Bautista y a Jesús –Chu– Vásquez, los actuales directivos, decir lo mismo: que fueron presidente y secretario general a los que nunca se les dio un galón de gasolina. ¿Qué tan importante es un galón de gasolina? Tal vez no sea mucho, pero es la medida del sacrificio…

EN EL VELORIO.- ¿Reciben los miembros de la Comisión Nacional Organizadora galones de gasolina como parte de sus condiciones de trabajo? Se piensa que no, que si nunca se les dio galón de gasolina al presidente del partido ni al secretario general, que ejercían funciones permanentes, menos a los compañeros que desempeñan un cargo ocasional. Sin embargo, en lo inmediato se imponen dos cosas. La primera es nombrar más personal de apoyo, y la segunda, disponer entrega de combustible a los comisionados. Serían gastos adicionales, costos mayores, pero si se quiere que la consulta sea exitosa, deben tomarse las medidas que sean pertinentes. Lo que debe evitarse son las excusas. Que no se avanza porque los comisionados no cuentan con soporte suficiente, o que después, si la circunstancia resulta fallida, sacar en cara que nunca se les dio un galón de gasolina. La política de estos tiempos es más profesional y el trabajo voluntario como que resbala. No hay que consultar Mecánica Popular si gente de oficio arregla mejor, aunque cobre. La Comisión debe ocuparse más a fondo, pues un cuestionamiento llevará a otros. Geanilda Vásquez denunció la convención como la crónica de una muerte anunciada, y lo hizo como si ella ya estuviera en el velorio…

orlandogil@claro.net.do

(Artículo publicado originalmente en el Listín Diario)