Inicio Sociedad Economía CNUS objetará gravar consumo, pero favorece penalizar ganancias

CNUS objetará gravar consumo, pero favorece penalizar ganancias

137
Rafael Abreu

El sector sindical adelantó que cuando sean abiertas las negociaciones para un pacto fiscal se opondrá a que los consumidores sean cargados con más impuestos como el Itebis, que además de haber incrementado ya en 18% los precios del café, la cocoa y el chocolate, dispararía también los de los medicamentos.

Rafael –Pepe- Abreu, presidente del Consejo Nacional de la Unidad Sindical (CNUS), sugirió por ejemplo gravar las ganancias que repatrían distintas empresas, entre ellas las de zonas francas, que ni siquiera bonifican a sus trabajadores.

Esas son fuentes de recursos inmediatas, además de la elusión en que incurren agentes de retención sobre todo comerciales que se quedan con los fondos recibidos en nombre del Estado e igualmente la evasión, aquellos que nada pagan, dijo, entrevistado por Manuel Jiménez y Felipe Ciprián en Propuesta de la Noche por Digital 15.

“Al consumo ya no le caben más impuestos, ya no queda nada por gravar con el Itebis que los artículos de la canasta básica, los implementos médicos y la medicina, pues todos los demás ya lo tienen aplicado, los últimos la cocoa y el chocolate”, comentó.

Abreu interpretó los recientes comentarios de funcionarios oficiales sobre el pacto fiscal como una señal de que el gobierno tiene necesidad urgente de recursos, y recordó que más del 60% del ingreso del gobierno por vía impositiva es por consumo, el 30% patrimonio y apenas el 20% sobre ganancias o utilidades empresariales.

No obstante dijo que todavía no hay una convocatoria del Consejo Económico y Social (CES) para el pacto fiscal, instancia donde hace un año se negocia el pacto eléctrico, y que aprobó el educativo, ordenados los tres por la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo.

Con relación al sector patronal que propone como simplificación del sistema impositivo reducir el Itebis de 18% a 10% dijo que esa aparente justicia es derrumbada por las estadísticas de que los pobres destinan a comida gravada con Itebis mayores recursos que los sectores de altos ingresos.

A esa posición dijo que el movimiento sindical entiende que hay entre otras fuentes las zonas francas cuyas exenciones fiscales, que se estiman en alrededor de doscientos mil millones, no pagan por las ganancias ni al estado ni a sus trabajadores su bonificación.

Manifestó que el movimiento sindical observa con atención este proceso a partir de la experiencia de 2012, cuando se estableció extender el itebis a bienes de consumo que no estaban gravados, sin que desde el gobierno ni desde el empresariado fueran revisados los salarios.

“Para lograr que se incrementara el salario mínimo se tardó un largo tiempo, sin que fuera compensado el incremento que durante ese periodo se reflejó en las alzas de precios de bienes y servicios, aunque sí se seguía exonerando de manera eterna por ejemplo el combustible a determinados sectores”, relacionó.