Inicio Sociedad Actualidad CMD entra en su tercera semana de paros consecutivos

CMD entra en su tercera semana de paros consecutivos

18

Con la marcha este martes que partirá desde el hospital Salvador B. Gautier hacia el Ministerio de Salud Pública y la convocatoria a huelga nacional por 48 horas, comenzando mañana, el Colegio Médico Dominicano entra en su tercera semana consecutiva de paralizaciones de labores médicas en los hospitales públicos.

Sin embargo, la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, y el director del Servicio Nacional de Salud (SNS), Nelson Rodríguez Monegro, afirman que los directivos del sindicato convocan a huelgas por situaciones coyunturales internas. Aseguran que en el período de enero-septiembre de este año el Gobierno erogó RD$ 2,190 millones para alza de sueldos a 1, 2 578 galenos.

Y lejos de vislumbrarse una salida al conflicto, el panorama se torna más oscuro con el componente político como el nuevo ingrediente que se agrega. Hay acusaciones de utilización de recursos del Estado en apoyo a determinado candidato y de utilizar la ARS del Colegio Médico para nombramientos con fines electoreros.

El CMD demanda el cumplimiento de los acuerdos CMD-Gobierno, pago de los salarios atrasados a los residentes, a los pensionados, aumento salarial a los médicos excluidos del 25 por ciento de los médicos del IDSS, los de hospitales de autogestión, los del CONAPE, directores y subdirectores, médicos de zonas, escolares, auditores, entre otros.Además el envío al Congreso del proyecto de ley de pensiones, nombramientos, incluyendo a los ganadores de concursos; rechaza las designaciones de médicos por contratos con salarios de 20 mil pesos, así como mejoría de los hospitales y el cese de la represión.

Y mientras continua este pugilato entre autoridades y dirigentes del Colegio Médico Dominicano (CMD), sin duda alguna que los más afectados continúan siendo ese sector de la población de escasos recursos que asisten en busca de servicios a los hospitales públicos, ya que no pueden costear los gasto que requiere un servicio privado.