La Cámara de Cuentas debe realizar una auditoría a los equipos de la Junta Central Electoral para establecer responsabilidades y actuar en consecuencia. Así lo sentenció Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus),

Expresó que desde un principio la adquisición de los equipos para las pasadas elecciones y la empresa Indrah fueron muy cuestionados.

Castaños Guzmán habló tras ser preguntado por periodistas sobre el informe técnico que arrojó que los equipos informáticos utilizados en para las pasadas elecciones presidenciales no están aptos para volver a ser utilizados.

El informe presentado por la Dirección de Informática de la JCE y publicado por el periódico Diario Libre, establece que los equipos del registro de concurrentes y del escrutinio de los votos, a pesar de tener un costo de US$39.7 millones, no cumplieron con los objetivos para los cuales fueron contratados. La empresa Indra Sistema fue la contratada.