Inicio Columnas Punto de Vista Aspiraciones en el PRM

Aspiraciones en el PRM

17

AMARRANDO SIN SOGA.- No puede decirse que estén amarrando chivas, pues esa es una especialidad que no manejan, pero sí buscando entendimiento táctico. Los candidatos que se suponen minoritarios se reúnen, conversan y acuerdan. Solo que no todos y por el momento tienen poco que pactar. Se conoce del encuentro entre Andrés Bautista, Jesús –Chu – Vásquez, Geanilda Vásquez y Leonardo Faña. Se invitó a Jesús Feris, pero este se excusó, dijo que tenía un viaje al interior. Aunque la verdadera razón es que no se le explicó claramente el motivo. Además de que vio extraño que la convocatoria la hiciera Ramón Emilio Concepción, a quien no cuenta entre los mansos, sino entre los cimarrones. Incluso hay quienes preguntan qué pata parió ese huevo, y hasta donde se sabía Concepción no era un dirigente del afecto de Bautista ni de Vásquez. Tal vez no llegaran a la enemistad, pero no era gente que pudiera comer en un mismo plato. Hay militancia larga y militancia corta, y entre perredeístas, como ahora entre perremeístas, el rango se adquiere por antigu¨edad en el servicio. A Concepción le falta, y mucho…

LA VACA DE NENA.- A Andrés Bautista la pena se la sale hablando, y no hay dudas de que está dolido con los principales dirigentes de su partido. Hipólito Mejía y Luis Abinader. La entrevista que concedió a El Caribe y que se publicó en el día de ayer, jueves, confirma ese ánimo decaído, aunque lo envuelve en un celofán de preocupación. Bautista no descalifica los noveles que corren por la presidencia del partido y la secretaría general, pero resalta su experiencia y la de su compañero de ruta, Vásquez, como elemento imprescindible en la actual circunstancia del PRM. No solo fueron los gestores de Moderno, sino que tienen en su haber lo vivido como senadores o presidentes de la cámara alta. Posiciones que desempeñaron cuando eran del PRD. Un hecho que por demás no puede negarse. Aunque vale recordar que nadie nace sabiendo, y que si construyeron zapata o pusieron el partido sobre rieles, este aguantará nuevos pisos y se moverá a mayor velocidad. La mezquindad no sería la mejor arma para retener el cargo y menos actuar con revancha. Nadie puede negarles el derecho a ser elegido, menos después que se les abriera el espacio, y lo que deben hacer ahora es trabajar y lograr en buena lid lo que se le regatea. Un nuevo mandato…

VALEN LAS PREOCUPACIONES.- Aunque no deben desdeñarse en las cavilaciones de Andrés Bautista sus preocupaciones por el arbitraje en el PRM. El ex senador piensa que la actual convención no es nada del otro mundo y que podría salirse bien, pues lo que estará en juego será puestos de dirección. El problema, y grande, será cuando la competencia sea por candidaturas. Las mayores, como la presidencia de la República, pero también las menores, y hasta las intermedias y bajas, como senador, diputado, alcalde, regidor y jefes de distrito. El árbitro entonces no podrá ser un subordinado de tendencia, sino un dirigente con independencia, pero además entereza y autoridad moral para enfrentar y rechazar las presiones o designios superiores. Conociendo la historia de ese colectivo político, y sabiendo que el temperamento es el mismo, sus temores tienen fundamento. Aunque se parte de una idea que podría estar equivocada. La de que José Paliza y Carolina Mejía serán muchachos de mandado de Hipólito Mejía y Luis Abinader. Incluso se trae a colación su experiencia en el Consejo Nacional de la Magistratura, cuando por momentos lució atrapado entre primera y segunda, sin saber cuál seña coger, si la del presidente del partido, esto es, Bautista, o la de su jefe de grupo, es decir, Abinader. Por suerte para la institucionalidad se llevó de Abinader…

LOS NUBARRONES.- Por ahora en el PRM no se ve ni nublado, pero Andrés Bautista pinta nubarrones, y no lo hace con pincel, sino con brocha gorda. Para que se vea, para que se crea. No hay dudas de que lo suyo es una estrategia, y si se quiere, desesperada. Aunque a los perremeístas les hará idea, pues recordarán que la falta de árbitros idóneos es un punto flaco, el costado débil, su talón de Aquiles. ¿Logrará Bautista como candidato convencer a los perremeístas de que es el hombre apropiado a la circunstancia? Baste considerar el resultado de su reunión con otros aspirantes: Jesús – Chu – Vásquez, Geanilda Vásquez y Leonardo Faña. Si no los persuadió de que sus preocupaciones eran válidas, o de que debían compartirlas, igual deberá suceder con el resto de sus compañeros. Lo justo era que decidieran presentarse en bloque, y con la consigna de “la unión hace la fuerza”, ofrecer un combate digno. El mismo Bautista se califica de Candidato de la Dignidad, y como leyenda en un afiche se vería perfecto. Ahora, luchando solo, todas esas expresiones y rivalidad serán agravios para las tendencias, en particular para la de Abinader, de quien dice tiene su estilo. Algo así como guardarse la palabra, o la decisión, y cobrársela callado en el momento oportuno…

orlandogil@claro.net.do

(Artículo publicado originalmente en el Listín Diario)