Asegura muertes por síndrome de Guillain Barré podrían evitarse

    201
    Sandra Orsini. Fuente externa.

    La presidenta de la Sociedad Dominicana de Pediatría, doctora Sandra Orsini, aseguró que si los pacientes con el síndrome de Guillain Barré se mueren es porque hay un fallo en algún momento de la cadena del servicio de salud, o por tener otras enfermedades que hacen más vulnerables a los pacientes.

    “Si se diagnostica y se da un manejo oportuno, no deberían haber muertes por el síndrome, a menos que existan comorbilidades, que aumentan el riesgo”, enfatizó la especialista al hablar en un desayuno conferencia de la Sociedad Dominicana de Pediatría celebrado este martes en la capital.

    Asimismo, agregó que los casos de pacientes con Guillain Barré no se pueden tratar en cualquier centro de salud, sino en los que cuentan con unidades de cuidados intensivos y con especialistas médicos de varias disciplinas que intervienen en el tratamiento.

    Resaltó que un paciente con ese síndrome puede presentar fallas respiratorias, circulatorias y cerebrales, y necesitan asistencia en la nutrición, que son todos elementos presentes en una unidad de cuidados intensivos.

    Afirmó que el síndrome de Guillain Barré no es una condición exclusiva del virus del zika, sino una condición secundaria a varios tipos de virus y que suele presentarse una o dos semanas después de la fase aguda del virus.

    “Es de esperarse que aumente el número de casos ya que el país está en la etapa epidémica del virus del zika”, alertó.

    Síntomas

    El síndrome de Guillain Barré se manifiesta con síntomas como debilidad del cuerpo que va en aumento, y existen datos que lo relacionan con mielitis y encefalitis, inflamaciones y afecciones del encéfalo y la médula.

    Dijo que las personas con mayor riesgo de mortalidad si les da Guillain Barré son los diabéticos, falcémicos y cardiópatas.

    Recordó que el tratamiento de primera mano es la inmunoglobulina, medicamento disponible en el país, que aunque costoso, es cubierto por las Aseguradoras de Riesgo de Salud (ARS) y el Gobierno.