Inicio Columnas Punto de Vista Ahora fue que se puso buena la cosa

Ahora fue que se puso buena la cosa

17

COMO EL MARBETE.- El PRM se llama Moderno, pero igual Dominicano. Completó boletas de aspirantes a puestos de dirección el último día del plazo acordado, del mismo modo que choferes y conductores sacan el marbete después de cerrada la fecha. Unos en política, otros en el cumplimiento de obligaciones impositivas. Ahora incluso fue que la cosa se puso buena, con la inscripción de Andrés Bautista, que busca repetir en la presidencia del partido, y José Ignacio Paliza y Carolina Mejía, de quienes se dice es una mutual acordada por los jefes de grupo Hipólito Mejía y Luis Abinader. De ser así, se piensa, los demás aspirantes a la presidencia y secretaría general no tienen nada que buscar. La pava estaría poniendo donde tiene que poner. Sin embargo, la situación no es tan bonita o fluida como la pintan. Las implicaciones son muchas y las consecuencias también. De entrada vale preguntarse por qué miércoles 10 y no antes Mejía y Abinader llegaron a ese entendimiento. Abinader estuvo fuera del país, anduvo por España, acompañando a su padre José Rafael Abinader en diligencias de salud…

¿ACASO SIN VERSE?.- Lo segundo a preguntar es cómo se logró el acuerdo, pues nadie sabe ni asegura que se juntaran en los días previos, del mismo modo que tampoco hicieron juntos el anuncio. Se filtró a la prensa, y Carolina Mejía y José Ignacio Paliza se inscribieron por separado. Una al mediodía, el otro en la tarde. Lo tercero que intriga es el orden de los nominados. La presidencia es la posición más importante y a ella se postula a Paliza, que sería el hombre de Luis Abinader. La secretaría general no es un cargo subordinado, pero sí segundo en categoría, y nadie duda que Mejía sería la baza de su padre. Cosa de política, pero igual cosa de familia. Aunque debe decirse que las relaciones entre Mejía hija y Abinader son excelentes, y desde años, por lo que su selección pudo haber hecho más fácil el acuerdo. Además, no debe olvidarse que fue su compañera de boleta en las pasadas elecciones. Se mencionan otros nombres que fueron considerados y tal vez aceptados por ambas partes. Hubo acercamientos oficiosos que fracasaron por indelicadeza. No todo mensaje puede mandarse con cualquier mensajero. Los asuntos políticos se manejan de muchas maneras, pero algunos deben ser tratados de modo directo y personal. La secretaría general, por ejemplo…

DE LA NOCHE A LA MAÑANA.- Algo se sabía desde el martes en la noche, o desde que José Ignacio Paliza tuiteó la posibilidad de presentarse a la convención, sin identificar cargo. Su nota dejaba ver que más que por voluntad propia, actuaba a sugerencia de amigos. Entre esos amigos, ahora se ve, estaba Luis Abinader, jefe de grupo y endoso importante. Se hace cuesta arriba pensar que Abinader decidió su candidato a la presidencia del partido después de su regreso. Aunque los enterados de intimidades conocen de la prudencia en tratar el caso y de que por días hubo más dudas que disposición. Lo que significa que Abinader pudo no haber tenido compromiso con la presidencia del partido, y por igual con la secretaría general, que desde un principio fue apartada con fines de negociación. Hipólito Mejía sería otra cosa. Los seguidores de Mejía tuvieron hasta la mañana del miércoles, cuando se hizo público el acuerdo, a Jesús Feris como el candidato de Mejía. ¿Qué pasó? Habrá que averiguar, y si la primera reacción de Feris fue negar el acuerdo, quiere decir que se cuenta entre los sorprendidos. Ayer al mediodía tendría una reunión, aunque no se sabe si con Mejía o con los viejos robles que patrocinan públicamente sus aspiraciones…

ODEBRECHT Y LA CONVENCIÓN.- Lo de Andrés Bautista vendría siendo otra cosa. Por meses estuvo hablándose de una conspiración contra la fluidez del proceso, y la especie aseguraba que Hipólito Mejía y Luis Abinader estaban de acuerdo de que Bautista repitiera como presidente del PRM y Jesús -Chu- Vásquez como secretario general. Esa posibilidad como una ola iba y venía, hasta que al parecer se cansó. Semanas atrás se comentó que Bautista habría cogido un pique y retirado a unas propiedades en Moca, molesto porque se le dijo que la fórmula prevista no se daría. Ahora que aparece, y aparece solo, tampoco se conoce lo que hay detrás de su decisión. Por ejemplo ¿por qué la Dirección Ejecutiva lo benefició con una dispensa para que pudiera presentarse? Los estatutos son claros al respecto. Ningún directivo puede aspirar a un alto cargo a menos que renuncie seis meses antes. Las reservas de Abinader con Bautista tendrían que ver con Odebrecht, y más después de las acciones y pronunciamientos del gobierno norteamericano respecto al caso. Aunque desde el momento que Bautista se inscribe y participa en el proceso, Odebrecht entra y forma parte de la convención del PRM. Que nadie se sorprenda, pues, si ahora se airean situaciones que se mantuvieron ocultas o del conocimiento de pocas personas…

orlandogil@claro.net.do

(Artículo publicado originalmente en el Listín Diario)