Inicio Columnas Oye País 50 años

50 años

12

Hace 50 años, el miércoles 25 de octubre de 1967, entraba por la puerta ancha de la sala de Redacción del diario El Caribe para iniciar una carrera profesional que hoy celebra sus bodas de oro con el periodismo dominicano.

Una experiencia de cinco décadas que me permite evaluar con propiedad y autoridad, como testigo de primera línea, el antes y el después del ejercicio periodístico dominicano y la evolución de la vida política, económica y social del país.

Puedo decir, con orgullo, que comencé ‘desde abajo’, como un novato fotógrafo -única forma de entrar a la Redacción con un horario que me permitía estudiar en la universidad- y llegué al último peldaño, a la Dirección, aunque he de reconocer que tuve la dicha -si se puede llamar así- de estar siempre en el lugar indicado, en el momento indicado y con la disposición de ganar espacios con sacrificios, con responsabilidad, con profesionalidad.

La cobertura de muchísimos episodios,  dentro y fuera del país, me han dado la experiencia de hoy, que a mis 50 años de ejercicio ininterrumpido y mis 67 años de edad me sirven para seguir haciendo periodismo del bueno, aunque más sosegado, más analítico, más selectivo.

Extraño el aula, donde llevé de la mano a muchos jóvenes a formarse como periodistas.

Muy temprano en mi carrera, de la mano de Germán Ornes y de Cuchito Alvarez, gané posiciones ejecutivas en El Caribe -Editor Internacional, Editor Político-, ocupé la corresponsalía en el país de la gigante de las noticias mundiales, The Associated Press, AP, durante 22 años haciendo importantes coberturas periodísticas tanto en el país como en otros lugares de Latinoamérica. Entré también por la puerta ancha a las grandes ligas del periodismo continental, la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, en la cual llegué a ser miembro de su Junta de Directores y vicepresidente de su poderosa Comisión de Libertad de Prensa.

Luego de 17 años en El Caribe, desde donde también inicié vida periodística en la televisión, en 1979,  como editor político en la innovadora Teleantillas -entonces propiedad de El Caribe-, pasé, en 1984, a Ultima Hora como subdirector bajo la dirección del veterano periodista Aníbal de Castro, lo que me catalputaría unos años después, en 1992, a la Dirección de ese vespertino, cerrado en el 2003 por la intolerancia y la sinrazón de un régimen díscolo y bullanguero.

Me siento orgulloso de ser periodista. He desarrollado esta profesión con éxito, con la satisfacción de haber contribuido con el país, de ser ejemplo y orgullo de mi familia, de mis compañeros de trabajo, de mis amigos, de gozar del respeto de la sociedad.

No soy independiente, ni pretendo serlo, pero soy objetivo y veraz, dos virtudes que deben titular a un buen periodista lo que, sin modestia, presumo ser.

Toda una vida periodística que espero dejar plasmada pronto, en escritos que preparo de mis experiencias, con muchos entretelones no contados en las páginas de periódicos.

A ustedes !gracias por leerme!

rlgonzalez50@gmail.com